El primer cochecito Jané fue creado en 1932

El primer cochecito Jané fue creado en 1932

El hijo de Ramón Jané Caúm, Manel Jané Vidal, cambia la orientación del negocio al nacer su hijo. "Si eres tan buen cerrajero, si tienes tantas ideas para los demás, demuestra que también las tienes para tu hijo". Alentado por su padre, Manel Jané acepta el reto y, a los pocos días, el pequeño Ramón sale a la calle sobre ruedas, en un cochecito del que Manel Jané se siente muy orgulloso. La admiración que provoca entre vecinos y amigos lo motivan para construir un par de sillas plegables y presentarlas en unos grandes almacenes de Barcelona. Una semana después recibe los primeros encargos. Jané empieza a fabricar sillas plegables para niños. Así, nuestra historia empezó con el firme compromiso de hacerlo todo lo mejor posible, como si fuera para nuestros propios bebés.